TeCuentoUnosCuentos.com es el sitio de internet que tiene los mejores cuentos en español de los autores más reconocidos.

El reloj

Drayeca

El frio de la madrugada me despierta? mi piel esta erizada, el cobertor cayó al suelo.
Mi dolor de cabeza contin√ļa ah√≠, molestando todo el tiempo. De repente, lo escucho. Ese sonido infernal? Ese sonido que me tortura intensamente? miro al bur√≥ y observ√≥ ese reloj. Su tic-tac me vuelve loca, me altera los sentidos. Lo odio.
El médico me ha dicho que lo tome más a la ligera, que solo es un despertador, que lo ignore. No puedo. Es superior a mí. Lo he lanzado por el aire, lo he pisado, y no logro callarlo. El cristal esta roto, rotas las manecillas, roto el mecanismo, pero sigue sonando. El tic tac continua? continuará siempre?
En medio de la desesperación salgo de la habitación pestilente a humedad, a reloj roto.
Escucho las risas y los comentarios, los violines y las felicitaciones. Toda la familia se reunió y los observo a través de la ventana del patio.
¡Que rostros tan hinchados de felicidad! , ¡Hipócritas!, ¡Falsos!, es obvio como sus sonrisas están ausentes, y sus dientes son grandes, largos, aterradores? fríos? como su sonrisa? como su mirada?
Mi madre se enorgullece hablando sobre mi hermano, y de nuevo sonríe y abraza a alguien más?
Mi padre finge interesarse y pregunta por mí? Alguien le comenta otra cosa y el pronto olvida la pregunta que se queda en el aire y nadie contesta.
El olor a la comida que sale de la cocina me despierta el apetito, aunque sé que nada de lo que hay ahí podré comer, por indicación del médico. Mi alimento siempre es el mismo y cuando lo como parece que estoy convertida en mascota, por que todo es como para perro. Un perro que estorba y ya no es querido.
¬°Maldita sea! ¬°Este dolor de cabeza! De repente regresa el horrible sonido.
Tic-tac, tic-tac, tic-tac, tic-tac? Es ese endemoniado reloj? pero ¬ŅC√≥mo? Mi habitaci√≥n ya qued√≥ del otro lado del patio y no es posible que se escuche hasta ac√° el infernal sonido. Es entonces otro reloj m√°s? ¬ŅD√≥nde estar√°?
Despacio y habiendo olvidado las zapatillas en la habitación, siento como el frio del césped inunda mi cuerpo y me hace sentir viva. Me cosquillean las plantas de los pies y la sensación hace que por un momento deje de escuchar el reloj. Casi me siento contenta.
Camino entonces hacia la puerta de la cocina cuando vuelve a mí. Clara y rotundamente. Es intenso. Aumenta el dolor de cabeza con cada tic, con cada tac.
Entro en la cocina y el sonido es asfixiante. Me vuelve loca. Me altera de nuevo, y mi vista se nubla otra vez. Cubro mis oídos mirando por la ventana las nubes y la luna. Un grito se ahoga en mi garganta.
De repente las nubes comienzan a moverse r√°pidamente, y la luz de la luna inunda la cocina, yo me estremezco de miedo, de ansiedad.
Tic, tac, tic, tac, tic? Me acerco a la alacena y cada vez es m√°s fuerte? abro de par en par las puertas y sale de un brinco Dante tirando al suelo algunos platos y aumentando mis molestias con el esc√°ndalo.
El gato me mira aturdido, no sé por que, pero cuando miro su figura iluminada por la luz de la luna de repente olvido al tierno gatito que alguna vez durmió en mi regazo, que durmió en el diván de mi habitación tantas veces? Seguro entro a la cocina a robar, la comida está sobre la estufa, pero en el aire ya no hay aromas, ya no hay sabores, ya no hay visibilidad, solo el sonido?
El maldito sonido. Dante se acerca a mí y se restriega contra mi tobillo. El sonido es cada vez más fuerte y me desespero al no entender de donde viene?
Ahora est√° todo claro? Es m√°s intenso cuando el gato se me acerca? si? es el gato.
¬°Dante al√©jate de mi!... por favor? ¬Ņtienes un reloj por ah√≠?
¬ŅHas estado jugando con alguno por casualidad?
Me siento en la silla cubriendo mi oído dado el estruendo y también mis ojos para no ver más la comida, el gato, la ventana, la luna? Las lágrimas salen y yo no me doy cuenta.
Me entero de que estoy llorando por que el pelo de Dante se siente h√ļmedo. Sigue sentado en mi regazo y se lame una pata. Ese sonido cada vez es m√°s fuerte.
Mi llanto no lo apaga. Lo aumenta.
De pronto me acerco y abrazo a Dante, pensando tontamente en encontrar consuelo entre su pelo, entre su olor. ¬°Maldita sea! ¬°El aterrorizante sonido sale de sus entra√Īas! ¬°Esta ah√≠!
Por eso todo el tiempo me atormenta? ¡Claro! Si yo no estoy loca, yo rompí el maldito reloj de mi habitación, lo golpee y lo lancé? ¡no podía seguir sonando así!.
Pero este gato? todo el tiempo siguiéndome? con su tic-tac espantoso por toda la casa, por el patio, en el hospital?
Levanto la mirada y algo que brilla llama mi atención? Me absorbe el reflejo? me intimida?
La luz de la luna se refleja frígidamente sobre la hoja de un cuchillo puesto en la estufa?
Agraciado instrumento, cortante, exacto, frio? como el frio de la noche que me hace sentir tan bien?
Me levanto y lo tomo por el mango. Enloquecida ya por el maldito sonido, de un momento a otro decido terminar mi tormento. Tic-tac, tic-tac, tic-tac?
Dante camina por el piso, y brinca a la estufa para oler la comida que hay ahí? Es el momento? es el tiempo.
Ahora. Lo tomo por el pescuezo y atizo el primer corte. El maullido estrepitoso pronto se ahoga. La sangre caliente corre entre mis dedos y el contraste de la gris√°cea sangre con la blancura del pelo me fascina.
¬ŅSufrir√°?, no lo s√©. Golpeo una vez m√°s y el gato cae al suelo. El reloj se detiene. ¬°Que gran alivio!
El aire es m√°s fresco y comienzo a ver mejor. Dante? despierta? despierta ya por favor.. ¬ŅPero que he hecho? ¬ŅQu√© ha pasado? No puede ser? mi ropa esta toda sucia, mi amigo esta en el suelo ensangrentado. ¬°Por favor! Alguien acabe con esto?
En un momento comienzo a escuchar el maldito reloj de nuevo. ¬ŅD√≥nde? ¬ŅD√≥nde? Maldita sea ¬Ņdonde esta? Revuelvo todas las cosas de la alacena busc√°ndolo. Se caen muchas al suelo y se rompen los frascos, no se con que, resbalo y caigo al suelo.
Al mantener mi oído en el suelo, siento el calor de la sangre del gato en mi mejilla y su sabor se mezcla con mis lágrimas. Tic-tac, tic-tac, tic-tac.
Cuando me encuentro ahí tirada, algo me duele en la pierna, no sé que es, y entiendo todo de una vez. El maldito sonido no salía del gato, salía de mi pecho. Me ahoga. Me asfixia de nuevo. Cada vez es más intenso, cuando miro el cuchillo tirado a un lado de mi mano izquierda.
Me rio de mi misma. Siniestra la mano, siniestro el reloj. Siniestro en mí pecho.
Lo tomo y sin dudar lo clavo en mi pecho. Justo sobre el infame artefacto. A√ļn lo escucho y entre sue√Īos escucho ruidos afuera. La voz de mi madre. Alguien enciende la luz. Escucho un grito que poco a poco se extingue? El reloj por fin se calla? Gracias a la vida, gracias Dante, gracias a todos.
El alivio es tan bueno? tan bueno?






Cuentos más leídos

1. Las fresas
     √Čmile Zola

2. La biblioteca total
     Jorge Luis Borges

3. Un artista
     Manuel Mujica L√°inez

4. Odín
     Jorge Luis Borges y Delia Ingenieros

5. Tobermory
     Saki

6. La venganza
     Leonardo Santill√°n

7. Todo el peso de la ley
     Jorge Majfud

8. El ojo del amo
     Italo Calvino

9. El misterio del perro parlante
     Silvia Privado Villar

10. El disparo memorable
     Alexandr Puchkin